Sunday, 15 January 2017

Design Museum, Londres - una crítica constructiva


Frio y lluvia en Londres.

Un día perfecto para visitar el nuevo Museo del Diseño en Kensington.

Fui lleno de expectativas, siempre me ha interesado el diseño - en el sentido amplio, como la búsqueda de soluciones diversas a problemas específicos.

Sin embargo la visita me dejó una impresión ambigua.

Me pareció que en este proyecto reina la confusión, cuál es el objetivo del museo: la enseñanza y demostración de técnicas del diseño? La mantención de una exhibición permanente o simplemente, la viabilidad de una empresa?

El objetivo económico se evidencia por la construcción de tres bloques de apartamentos que rodean el museo, obstruyendo la vista de su arquitectura única. Los apartamentos han servido para financiar el museo – cuyo costo de remodelación es 83 millones de libras (más de 95 millones de Euros).






Más todavía el acceso a las exhibiciones está regulado por un sistema de pago interno. Como un cine múltisala, el público puede visitar gratuitamente los espacios comunes, pero si quiere ver una colección debe pagar.

El resultado es una aglomeración en los pasillos y escaleras, que llega a ser desagradable.



















Por otro lado, la inaguración del museo ha generado mucho interés y los arquitectos crearon un espacio amplio, atractivo y luminoso. Quiero pensar que una vez superada la confusión de los primeros días, el museo alcanzará el nivel que el tema merece.

Cuando se visita una galería o museo, siempre hay algo algo nuevo o se logra una nueva comprensión, como un puzle que va adquiriendo forma al encontrar una pieza perdida.

Lamento decirlo pero en mi visita de ayer, aprendí poco o nada.

En el frontis del museo hay una escultura de Eduardo Paolozzi ‘Head of Invention’ (1989), con una frase de Leonardo da Vinci:



«Aunque el ingenio humano pueda crear invenciones varias que, por la ayuda de varias máquinas respondiendo al mismo fin, nunca producirá ninguna invención más bella, ni más simple, ni más apropiada que las que hace la Naturaleza; por que en sus invenciones nada falta, ni nada es superfluo».

Con esta reflexión en mente, me fui por Holland Park a disfrutar del atardecer y la perfección del verdadero gran diseño.






Sunday, 8 January 2017

Passeggiata en Kew Gardens

Click to enlarge
Hoy me di un paseo por Kew Gardens.

Dicen que Año Nuevo, vida nueva, no para mí. Ciertos hábitos, como mi ‘passeggiata’ dominical, no cambian. Ni cambiaran.

Kew es un refugio de paz y belleza, caminar sin prisa hurgando en cada rincón es un placer y una necesidad. Como buen jardín que es, siempre hay algo distinto - algo que sorprende y agrada, algo que sugiere un nivel superior de experiencia y conocimiento.

Un instante perfecto.

Hoy me lo brindró un aroma de vibernum, mientras escuchaba en la distancia el tañer de las campanas de St. Annes’ en Kew Green.

Si la perfección se encuentra en el detalle, Kew Gardens está muy cerca de alcanzar ese estado.

Les dejo imágenes del jardín esta mañana.

Nerine flexuosa
Scilla madeirenses
Sempervivum 'Mrs. Guiseppi'
Davies Alpine House
Androcymbium rechingeri


Aloe polyphylla
Galanthus plicatus 'Three Ships'
Cortaderia selloana
Echium decaisnei
Pelargonium cordifolium
Senecio medley-woodii
Primer plano en maceta: Agave parrasana
Pelargonium 'Patton's Unique'
Agave salmiana var. ferox
Edgewoorthia crysantha
Copihue, Lapageria rosea










Hamamelis





Sackler Crossing y Taxodium mucronatum




Chokushi-Monn y Prunus subhirtella 'Autumnalis'